Ganas de arrepentirme

Pero no tengo fuerzas. No tengo el coraje de mentirme y negar la realidad.

Desearía poder decir, sentir y creer que me arrepiento de todo. Y me lo he dicho muchas veces tratando de convencerme, pero ni yo me creo. Porque a fin de cuentas, vivo de revivir recuerdos y de verdad que no me arrepiento. 

No me arrepiento de haber sido, estado y esperado. Mucho menos de haber dado. No me arrepiento aunque al final sintiera que nada valió la pena, pero cuando vienen a mi mente esos momentos tan plenos, donde sonreía con la mayor bobería de quien se pierde en la pasión, donde mi corazón habitaba fuera de mí, donde parecía que podía volar… No hay forma en que pueda arrepentirme.

Porque aunque nunca haya sido dicho, todo fue muy sentido. Porque aunque el miedo parecía más fuerte, el deseo era imponente. Porque la felicidad sobrepasaba, porque amaba lo que experimentaba.

Así que por más ganas que pueda sentir de arrepentirme, las memorias del corazón se superponen a las de la mente, y al ser más fuerte terminarán por delatarme. No me arrepiento, nunca me arrepentiré y aunque lo diga, la realidad laterá diferente.

Yi Féliz
21/11/18
12:11 pm

Anuncios

Un comentario en “Ganas de arrepentirme

Daja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s